miércoles, 24 de agosto de 2011

Hechizo de Salamanca

                       
En memoria de Patricio Ross, estudiante de Salamanca.
(22.12.1968 - 24.08.1998)                        

No quiero oír esa música,
esa música que se adueña de mi espíritu,
aquiescencia de otras voces, otras mentes.
Salamanca, recuerdo antagónico:
no quiero sentirte aquí, a mi lado;
no quiero regresar al aula de Fray Luis de León,
quien hizo de sus ayeres un ayer,
desde el pupitre, con gesto despreocupado,
haciendo resonar en mi memoria tu andar joven de estudiante,
la voz de la vecina que aún espera el rodar de tu bicicleta en el pasillo,
incorporada ya en el tiempo.


No cesarás de llamar al portal de otras vidas que hoy te lloran.


Y el frío del Tormes y yo sentada... sola, en la orilla,
como el lazarillo habrá hecho alguna vez,
como yo ahora, en este lugar tan lejano y tan cerca,
porque siento el hechizo salmantino
que me convoca y me amarra a ti.
Contigo te llevaste mi espíritu a esa ciudad que me aguarda,
aunque ya estoy allí, a tu lado,
pues me compré el tiempo que nos separa de mí.


Si te lloro, no podré vivir,
y sin vivir, te lloraré.


Salamanca ya no te recuerda y sin embargo te ampara,
en su sabia herencia,
en el peregrinaje a la Plaza Mayor,
bajo el Arco del Toro,
en almizcates de casonas con sombras y luces de otras horas.
Salamanca se olvidó de ti y de mí.


Cervantes narra que enhechiza al visitante
y yo seré uno más que volverá:
volveré en la noche de mis días para reunirme contigo.
En velada de ánima y niebla
pasaremos por el empedrado de la Casa de las Muertes
hacia la LUZ que trasciende toda penumbra,
toda pena, todo final de historias y de vidas humanas.


Ya voy, aguárdame un instante...



© Silvia Evelina, Buenos Aires, Argentina, 2011.
Todos los derechos reservados como obra publicada.

ELA: Esclerosis Lateral Amiotrófica.
También: Enfermedad de las neuronas motoras
o "Lou Gehrig's Disease".





9 comentarios:

  1. Gracias por darme a conocer una sigla que desconocía y sobre la cual voy a investigar
    Besosss

    ResponderEliminar
  2. Y gracias a vos, Norma, por tu interés en esta enfermedad mortal que no respeta edades. Yo difundo, poetizo, escribo y firmo todo lo que sirva para presionar a las autoridades para que habiliten más fondos a la investigación científica de las llamadas "enfermedades raras". Besos!

    ResponderEliminar
  3. Querida Sylvia, un aniversario más del fallecimiento de tu querido hijo Pato...en la plenitud de su vida... sin palabras. Estoy de acuerdo que la llamen "la maldita ELA"...silenciosa y tan cruel. Te dejo enormes cariños y besos, tu amiga de siempre, Delia
    PD: Estoy de acuerdo en que difundas, el dolor de una madre tiene que hacerse oír en los pasillos del poder (corporaciones, cúpulas del gobierno, etc.). Comparto.

    ResponderEliminar
  4. Te agradezco tu apoyo, Delia. Así es, no hay que bajar los brazos, yo tengo 2 amigas con ELA a quienes quiero mucho. Hay muchos modos de difundir, compartir, presionar, no es fácil pero juntos podemos...Abrazos amigaza.. ;-)

    ResponderEliminar
  5. Bellísima y triste, Sylvia. He estado en Salamanca y tu me haces sentir que camino sus angostas calles y majestuosas catedrales, y que luego salgo a la gran Plaza Mayor para compartir un café y el tiempo con mis amigos, o tal vez reflexionando sobre la historia de esa increíble ciudad que es Salamanca. Gracias por traerme estos recuerdos, Alberto

    ResponderEliminar
  6. Muy sentido el poema, lamento muchísimo la terrible pérdida, no tengo palabras.

    ResponderEliminar
  7. Hola Alberto,
    Disculpa la tardanza en agradecerte tus comentarios. Tal cual, yo he caminado las calles de Salamanca muchas veces, y cada nueva ocasión es descubrir algo desapercido, algún tesoro de su vasta historia.
    Pero ya pasaron años, quisiera volver...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  8. Disculpa,Alberto, "desapercibido"....

    ResponderEliminar
  9. Querida Chary de la dulce sonrisa!
    No había visto este comentario, se me escapó. Así es, la pérdida de un hijo se lleva en el corazón toda la vida, no hay final de duelo...uno simplemente aprende a seguir adelante con ese capítulo eternamente abierto e inconcluso, agregándole unas líneas de amor día a día, el amor de una madre por su hijo. La poesía es un modo de llenar los espacios, es mi modo...gracias, Chary, por tu visita, abrazos!

    ResponderEliminar