viernes, 9 de septiembre de 2011

LA CIUDAD DE LOS NIÑOS EN LA PLATA

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su Artículo 25, establece que “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”.




- LA CIUDAD DE LOS NIÑOS EN LA PLATA:

Muchas gracias, Isabel, docente de Gral. Roca, Río Negro, por esta importante información.
(picar títulos de esta entrada para visitar el blog de Isabel) 

- UN LUGAR DE FANTASIA QUE GUSTARÁ A SUS NIÑOS:

Se encuentra ubicado en la localidad de Gonet, sobre el camino General Belgrano, Partido de La...



- TALLERES CREATIVOS EN SAN CARLOS DE BARILOCHE, DIRIGIDOS POR LA DOCENTE DIANA CAROLA ROSS. MUESTRA DE BARRILETES, TÍTERES, MUÑECOS Y MUCHO MÁS:(trabajos de los niños de ASOCIACIÓN ENCUENTRO). SE REALIZAN OTROS TALLERES EN DISTINTAS ÁREAS DE LA CIUDAD. A MEDIDA QUE VAN CRECIENDO, LOS NIÑOS APRENDEN OFICIOS, TALES COMO CARPINTERÍA, PANADERÍA, ORFEBRERÍA, ETC.













Tus comentarios son muy valiosos ¡aportemos nuestro granito de arena para salvar el planeta y el futuro de nuestros niños!

12 comentarios:

  1. Hola Sylvia desgraciadamente destruyeron todo eran lugares especiales para niños con madres trabajadoras, ya voy a escribir sobre eso y cuando encontré la ciudad de los niños en La Plata me sorprendió que estuviera en pie.
    Pienso en la poca inteligencia de la gente que destruyó porque el perjuicio fue para la gente no para los políticos. Es para analizar como destruye el odio y que poca capacidad de raciocinio. Cariños

    ResponderEliminar
  2. Tal cual, Isabel. El odio no tiene límites. Dejando de lado cualquier posición política individual, es obvio que la destrucción de una infraestructura edilicia que beneficia a la gente, especialmente a los más carenciados o vulnerables, es una locura absoluta. Estos actos de barbarie no deben olvidarse.
    Voy a terminar de enlazar esta entrada con tu blog, si bien ya lo está, no he agregado ninguna mención de tu espacio. Estuve ausente de nuevo, problemas! Abrazos afectuosos.

    ResponderEliminar
  3. Querida Sylvia, yo también estoy de acuerdo en que destruír obras bien pensadas, para el bien de las personas humildes, es una estupidez absoluta. Si se quiere borrar el recuerdo de una persona del imaginario colectivo, pues bien, las buenas construcciones pueden ser renombradas, incluso utilizadas para otros fines igualmente humanitarios, pero lo que se llevó acabo ha sido una vergüenza atroz. Ni hablar de las vidas humanas perdidas, que fue el siguiente paso. Ay! te dejo con un triste abrazo, Delia tu amiga de siempre.

    ResponderEliminar
  4. Vuelvo! Casi me perdí lo de los talleres creativos para niños en riesgo. ¡Qué persona maravillosa debe ser esa profesora, de nombre Diana!
    Claro que es desgarrador saber que en San Carlos de Bariloche existen más de 7 barrios carenciados, tráfico de personas, droga, infancias robadas, inocencia violada. En un lugar tan bello, ¿será posible que las autoridades miren hacia otro lado? ¿Y los ricos?
    Felicitaciones y enormes cariños para esas criaturas tan dulces, va mi admiración para los docentes que dedican largas horas a salvaguardalas de los peligros que los acechan. Delia

    ResponderEliminar
  5. Gracias Sylvia por tus comentarios.Lo que escribes es muy interesante. La Ciudad infantil era bellísima.
    Beso

    ResponderEliminar
  6. Querida Delia, gracias por visitarme, amiga mía. Tal cual, es demasiado triste siquiera hablar de los destrozos causados por las revoluciones, las guerras y el terrorismo. Y todo sigue igual, sin tregua!
    Un abrazo super grande para vos!

    ResponderEliminar
  7. Ay, gracias por tu segundo comentario, Delia. Casi me lo pierdo!
    Al menos existen personas como las docentes que llevan acabo tareas de amor y afecto con los niños que la sociedad discrimina, aparentemente por el solo hecho de ser pobres. Ningún crimen han cometido! Me alegro de que hayas vuelto para comentar sobre esa labor desinteresada que de algún modo nivela un poquito el abismo entre los ricos poderosos y la niñez desamparada, ni hablar de las mujeres, discapacitados y ancianos librados a su suerte...Ay, mi próxima entrada será de poesía, basta de pálidas realidades! Un beso enorme para vos, Delia.

    ResponderEliminar
  8. Hola Norma, estoy ausente demasiado! Un alegrón tu visita. Y sí, qué más se puede decir sobre la Ciudad de los Niños, ya destruida hace tantos años. Una pena enorme, puesto que era muy bonita y estaba bien organizada y cuidada.
    Un abrazo para tí.

    ResponderEliminar
  9. Hace años, y mis hijos pequeños, concurrimos a verla.

    Cariños

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Abu, por visitarme. Yo no tuve la experiencia de ver La Ciudad Evita, pero la recuerdo de fotos en revistas, diarios, etc.
    Espero visitar tus otros blogs pronto, abrazos!

    ResponderEliminar
  11. hola Sylvia,
    me alegro que hayas llegado a mi. Yo te sigo de inmediato. Es muy noble realizar actividades dedicadas a los ninos. Son el futuro del mundo y debemos darle todo el apoyo necesario.
    Me es muy grato estar contigo y espero sinceramente poder venir a visitarte.

    un fuerte abrazo^^

    ResponderEliminar
  12. Rebeca, perdóname por el atraso en responderte. Resulta que tengo enfermo a mi marido, y además yo padezco de Fibromialgia, que es una afección muy dolorosa y no respeta edades ni tiempos.
    Un alegrón recibir tu visita y tus excelentes comentarios. Así es, debemos alentar y apoyar a los niños, especialmente en estas épocas tan difíciles. En fin, muchas épocas son complicadas, salvo que ahora la gente en general, en occidente, se ha acostumbrado a un buen nivel de vida, y se vino la crisis, el desempleo...¡una pena!
    Un fuerte abrazo para tí, Rebecca. Iré a visitarte, seguramente me estoy perdiendo joyitas en tu blog!

    ResponderEliminar