jueves, 21 de junio de 2012












La Musa 


Conquistas los rincones


de mi corazón,


musa seductora.


Superas con astucia


el circunspecto monacato


de mi existencia.





El sol del mediodía acrecienta


tu extrañeza –


temo que respondas


al llamado lejano del mar...


Visitas la tierra,


mas tu mente sobrehumana


no fue creada


para negar o aprobar


mis ansias secretas.





¡Eres la Poesía misma!


Tu espíritu respira, se oculta,


descubre la pista invisible,


apelando a mi aspecto lunar.





Esta noche, Musa mía,


te ruego


que debilites la carne


y las espinas del destino.





¡Vuélvete alma pura,


caprichosa amiga mía!


                  Inspírame con tu magia…







Silvia Evelina, Buenos Aires, Argentina. 2012 –
Todos los derechos reservados.



Dále ¡cantá una nota!