domingo, 27 de enero de 2013

Enterrando cenizas








Poesía publicada en colección de obras de protesta contra violencia de género. En Argentina mueren mujeres a razón de dos cada tres días, sin contar las muertes no registradas por miedo a las represalias, según el  Observatorio de Femicidios. En siete de cada diez casos, el principal sospechoso es el marido o la ex pareja.

 Además,  nueve  mujeres son  violadas por día; cuatro adolescentes cada tres días desaparecen víctimas de la trata; más de una mujer muere cada cuatro días por abortos inseguros clandestinos y hay más de dos muertes maternas cada cuatro días por otras causas evitables, vinculadas al embarazo.

La poesía, o analogía con el ser homínido (cuyo antepasado era reptiliano) apunta a la perpetuidad oscura del cerebro primitivo sin evolución emocional-racional; el que “ruge” con igual violencia programada y automática en el presente siglo, sin sopesar opciones ni consecuencias.




ENTERRANDO CENIZAS


Me miras con ojos de primate
ser elemental
homínido de arrugada corteza
en los albores de la prehistoria.

Me observas  
enterrando cenizas de hombre pretérito
(no hay hombres nuevos)
sin incienso ni cinerario.
Tu tozudo entrecejo
hunde tus pupilas en hueso cóncavo,
dos iris casi concéntricos
encorsetando  
milenios de vejámenes.

¡Mujer! ¿Son nada?

Suspendido de lianas y hiedra,
como engendro de un Tarzán
no imaginado por E.R. Burroughs,
te abalanzas de árbol en árbol
en la selva densa, expectante.
Presencia arbórea
eco de rugidos en la espesura
brutalmente arcaica tu mirada
...me despedí de vos
                                  HOY

-Futuro incierto de mujer libre-

       …porque no hay hombre nuevos.



©  Silvia Evelina, Buenos Aires, enero 2013,
Todos los derechos reservados como obra publicada.

Imágenes de Internet, desconozco los autores y ruego me notifiquen si prefieren que las elimine. ¡Gracias! 




Tristeza, Vincent Van Gogh

























8 comentarios:

  1. Bello y contundente!!!
    Te felicito, en nombre de todas!!!

    Besosss y linda semana!

    ResponderEliminar
  2. Un poema que expresa muy bien la naturaleza de estos que se creen hombres. Felicidades.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Que todavía sigamos así, es increible.
    No lo conocía, gracias por publicarlo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. No sé si me avergüenzo de ser hombre, de ser semejante a esos energúmenos que acaban desangrando a quienes si no aman al menos debieran respetar... No comprendo por qué de tanta barbarie de tanta imposición por la fuerza bruta; siento asco, nauseas, una pena muy honda, Sylvia.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sylvia, la introducción al poema posee un contenido para horrorizar a quien pueda leerlo excepto, claro, a los depredadores que poseen una mente tan distorsionada como primitiva.
    Pero yo creo que asimilarlos a los primates es demasiado generoso. Los primates no se violan unos a otros. Si tienen sexo, que tienen y mucho, siempre es consentido. Estos ancestrales depredadores poseen unos sentimientos tan irracionales como el canibalismo y tan malditos como la satisfacción de hacer daño a los demás.
    Los medios que dirigentes y psicólogos les aplican son tan inútiles como querer que la evolución sufra un inmediato cambio: imposible. Familia, educación, integración social desde edades muy tempranas, colaboración en Instituciones en las que se aprenda a saber cómo siente un ser humano, etc., etc., es un camino que cambiaría, con la lentitud de la asimilación de nuestro espíritu, valores que nunca incitasen a la violencia por la violencia.

    Un fuerte abrazo, querida Sylvia.

    ResponderEliminar
  6. Hola Sylvia: Si hay hombres nuevos, lo que pasa es que crecieron en medio de la violencia, no les enseñaron una educación previa, valores esenciales como el amor y respeto hacia la otra persona, la violencia engendra violencia.
    Estoy de acuerdo con lo que comenta Antonio Campillo. Se necesita de inmediato escuelas especiales para enseñar desde temprana edad, a que aprendan valores humanos de cariño y respeto hacia los demás.

    Pero la familia es la primera en la enseñanza.
    Te dejo mi gratitud y mi estima. Un abrazo y se muy feliz.

    ResponderEliminar
  7. This website truly has all of the information and facts I wanted about this subject
    and didn't know who to ask.
    Feel free to visit my web site :: perfumes

    ResponderEliminar

  8. Terribles los datos estadísticos. Inconcebible que ocurra esto en pleno siglo XXI.

    Qué es lo que falla?...

    Besos, Sylvia, muchos.

    ResponderEliminar