Aquí guardo un poco de todo. Mis videos de música favorita, o documentales, entrevistas. También alguna poesía de mi autoría. Como si fuera un viejo baúl que abro para rememoriar eventos pasados, quizás olvidados.

jueves, 7 de mayo de 2009

GIRASOLES







En esta hora vaciada de certezas
he resuelto girar hacia el pasado,
arrancar de mis entrañas esa historia
para transmutar en gloria vanidades.
Con mano de alquimista pondré fuego
a la palabra enmudecida por mis labios;
claro el sendero, eterna la sonrisa,
andaré huellas de ayeres y otros soles.

Con pisada firme soñaré amaneceres,
el perfume de rosa en tu ventana,
¡ay! el calor de nuestros cuerpos encendidos...
de piel y sangre, a tus pies, mi nuevo amor.
Hoy respondo a la voz que me convoca,
la luz de mi esencia en libre juego,
vibrante el hilo de mi vida y tan fecundo,
busco el canto, el sueño y la inocencia.

Si volver es humillarme, desnuda y mansa,
para transformar rebeldía en libertad,
morirá la sorda sentencia de mi noche
en aurora de girasoles, creadora,
..................................................nunca igual.


© Silvia Evelina, Buenos Aires, Argentina, 2009.
Todos los derechos reservados.

10 comentarios:

  1. Bello poema Silvia Evelina.

    Lo siento inocente, freso, sensual. Perfumado con el suave aroma del amor eterno (que todo lo envuelve y lo salva)

    ¿Has vuelto tu mirada hacia donde el sol calentaba con la fuerza de la ilusión, de la eternidad en nuestros cuerpos, en nuestras miradas, en nuestras almas...?

    ¿Has "girasolado" tu sensible corazón, mi querida ex patagónica, hacia lo eternamente sido?

    ¡Aleluya! Que sigas componiendo así.

    ResponderEliminar
  2. Vengo para agradecer tu visita y tus palabras. Me quedo merodeando por tu rincón...

    Un placer conocerte ¿seguimos visitándonos?.

    Un abrazo hasta tu otoño porteño.

    Socco

    ResponderEliminar
  3. Es la única libertad que nunca nos podrán quitar:
    ¡La de soñar!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Sylvia, este poema llenó mi alma. Tiene un toque místico que hace que se instale en el centro del corazón y caigan murallas.

    Gracias por tu visita a mi blog.

    Cariños

    ResponderEliminar
  5. Luis, vengo a deleitarme con tu poética reflexión sobre mi poema. ¿Se merece preguntas tan profundas, filosóficas?
    Sí, cuando la escribí recordaba los campos de girasoles que veía desde mi camarote en el tren patagónico. ¡Qué viaje largo y cómo lo disfrutaba de jovencita! He tenido siempre fascinación por estas hermosas flores. Pensar que ahora la mayoría irán para el biodiesel...Gracias, Luis...

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola Socco! Veo que firmás así, yo en realidad firmo 'Syl'... :-)
    Pues sí, sigamos visitándonos; ha sido un gusto tenerte merodeando por mi humilde casita. Te hubiera servido yerba mate en bombilla, pero entraste sigilosamente!
    Otro abrazo para darle la bienvenida a tu primavera,
    Syl***

    ResponderEliminar
  7. Buenas noches, BUSCADOR DE...
    Es casi la hora de las brujitas aquí en Buenos Aires. Soñar, ay! Pasan los años y sigo soñando en tántas maravillas.. Pero no estoy tan segura de que no nos podrán quitar los sueños. Ya se los han quitado a medio mundo o, mejor dicho, la humanidad misma está empecinada en quebrantarse a sí misma. Pero ahora, esta noche y también mañana, seguiré soñando!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Viviana, si he logrado tocar tu alma de algún modo, me siento satisfecha. Que hayan caído murallas, esas que nos paralizan, me emociona.
    He estado ausente un tiempo. Como EL BUSCADOR DE... visitaré tu blog nuevamente, eternamente buscando.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Querdia Syl***

    Volví a leer nuevamente este bello poema. Y lo hice esta vez en voz alta. Qué hermoso poema Silvia. Realmente es hermoso.
    Sé que el ser "insistidor" en los mensajes pudiera cansarte pero ¿Cómo reprimirme?
    "Con mano de alquimista pondré fuego a la palabra enmudecida por mis labios"

    ResponderEliminar
  10. Luis, ya sabés que a los poetas nos encanta ser leídos...Cansarme ¿yo?
    Soy feliz porque te impresionó un verso en especial, y encantada porque leíste el poema en voz alta.
    Yo estoy en falta contigo...
    Gracias!

    ResponderEliminar