Aquí guardo un poco de todo. Mis videos de música favorita, o documentales, entrevistas. También alguna poesía de mi autoría. Como si fuera un viejo baúl que abro para rememoriar eventos pasados, quizás olvidados.

viernes, 8 de enero de 2010


GAIA


Te he soñado en tus praderas,
en tus ríos, en tus lagos.
Soñé noches de búho y felino,
el amanecer pintado de arco iris
y ranas croando lluvias.
Mediodías de girasoles risueños,
aromas de la huerta de mi madre
acariciando mi rostro dormido
tras enredaderas de jazmines.

Anoche soñé duendes en la pantalla de mi PC,
poesías que nadie escribió
y las que perduran en la memoria del que murió.
Yo sé que alguna vez soñaré catedrales góticas,
el Taj Mahal,
el puente romano atravesando olivares itálicos,
la biblioteca de Alejandría en el fondo del mar.


Rememoraré el barcito de la esquina,
el Café Tortoni, el picarezco Maipo…
Los bosques de Palermo y
Les Champs Elyseés.
Te sueño ahora, planeta prodigioso,
en mi habitación oscura y silente (que también sueño).


Habrá pesadillas de escarnio, afrenta, envidia,
templadas por amor y la risa de un niño;
por la pureza de esa flor a la vera del camino,
de veleros en las celestes bahías.
Imagino la aurora austral, el imponente glaciar
y el cubito de hielo en mi copa de brindis.


Brindo por ti, Gaia ¡planeta soñado!
Por tu misterio, tu sinrazón, tu pregunta...
la paradoja de tu existencia y la mía.
                   
¡Ay! Desazón por guerras y hambrunas,
submarinos nucleares sepultados en mares bravíos;
sueño navegantes soñando la vida,
sueño el mito del alma libre,
quimeras de tregua, querencia, hermandad.


Desenfreno de una conflagración anunciada,
la devastación que te habré causado,
aniquilación y temblor -
henchidos cuerpos, comarcas de muerte.


Mas la muerte no será tu muerte,
                                    La Muerte... será la mía.




© Silvia Evelina, Buenos Aires, Argentina, 2010.
Todos los derechos reservados.



Con este poema participo en el segundo Concurso de Poesía de Heptagrama







¡Agregá tu comentario!

23 comentarios:

  1. Sueños y lamentos. Impotencia y esperanza.
    Maravillas y horrores...

    Precioso, precioso. Enhorabuena, Sylvia.

    Y un abrazo cómplice. Soco

    ResponderEliminar
  2. Así es, Soco risueña. Las coherencias y las contradicciones, con una buena cuota de misterio.
    ¡Quién sabe porqué pasan estas cosas, tanto las hermosas como los horrores!
    Te voy a visitar, xq seguro que en tu casita hallaré sosiego...jaja!!
    Cariños para ti, Syl***

    ResponderEliminar
  3. ¡que se puede decir!, imposible sustraerse a los desastres que nos rodean, no menos amenazantes aunque sean puestos en hermosos versos,como es tu caso...

    felicitaciones

    ResponderEliminar
  4. Sylvia: la realidad vista tal y cual la percibo en tu excelente poema: siempre el hombre al filo del abismo buscando rupturas que ya un día no podremos detener y todo este milagro cierto habrá acabado llevándonos con nosotros incontables formas de vida sagradas.

    Un abrazo fraterno,
    Frank Ruffino.

    ResponderEliminar
  5. Impactante el cierre.
    Bien por este poema, muy bien logrado. Te felicito.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Encantado de haberte encontrado navegando por éstos blogueros mundos, jejej… Me encanta comprobar que sigue habiendo gente inquieta, enhorabuena por tu labor. Te seguiré la pista desde mi Palabrafernalia…

    ResponderEliminar
  7. Precioso, mi estimada y siempre recordad Sylvia. Y la foto, es de postal.
    Un fuerte abrazo.
    Isabel

    ResponderEliminar
  8. Hola Adelfa! Pido disculpas por la demora. Estoy con un estado gripal interminable!...;-)
    Así es, insistimos en maltratar a nuestro hermoso planeta. Lo veo y no lo creo... ¡qué tristeza me da!
    Ojalá pudiera mirar hacia otro lado y 'pasarla bien' mientras sea posible. No es que viva como una hermitaña..jaja..pero igual...
    Gracias por tus comentarios alentadores. Beso!

    ResponderEliminar
  9. Frank, si alguien tuviera la respuesta a la razón por la cual la humanidad destruye tanta belleza sin importarle las consecuencias...quizás se podría modificar nuestro comportamiento.

    Mas Dios no responde, no lo veo en la bola de cristal, ni en las cartas, ni sabría adivinarlo en el enigma de la Esfinge para Edipo.

    Te agradezco tus elogiosos comentarios! Como he demorado tanto, visité tu blog anteriormente y dejé un comentario. Abrazos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Salvador!
    Me siento feliz xq te gusta el cierre... ;-))
    Y por todo!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Hola Miguel!
    No sé si estoy confundida, pero como me ha dado vergüenza la demora en responder a los comentarios -debido a una gripe interminable- fui a tu blog para conocerte y dejar un comentario. Ya lo verificaré!
    Ay! Inquieta... sí, pero ahora ya estoy enojada! Gracias por tus palabras. Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Isa, qué bendición son estas redes! Siempre nos encontramos en algún rinconcito.. :-))
    Tu sabrás perdonar más que cualquiera, ya que padecemos cosas similares, aparte de este virus veraniego que me maltrata. Paffff!!!
    Gracias, corazón, por tu visita con ese vestido tan bonito!
    Beso!

    ResponderEliminar
  13. Como hielo y fuego, pasión y desazón, tu arte siempre encierra una elocuente combinación de lo bello y lo perturbador.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola Dan! Qué placer encontrarte en un espacio de poesía. No es común tu participación en la poética, ni siquiera para comentar. Un honor, pues!
    Me gusta lo que decís, creo que es cierto que 'juego' con los opuestos; buscando, humildemente, respuestas que nunca hallaré..
    Veo que pasé de una supuesta gripe a una neumonía en el tiempo transcurrido. ¡Increíble! Creo que pasó lo peor, cruzo mis dedillos.
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  15. Hola! Si has perdido tu paraguas quizás lo encuentres en mi blog. Si coges otro no pasará nada, si no lo necesitas o no te gusta ninguno puedes llevarte de recuerdo alguna de mis fotos para tu blog o para lo que quieras, me sentiré muy halagado.
    Ansin soy yo!

    ResponderEliminar
  16. Hola Paco!
    Qué divertida tu visita! Sos un paragüero generoso. Te comento que ya me llevé tres paraguas de tu original blogspot...mmm...ahora veré de inspirarme en uno de ellos, o de decorar mi blog con tan bonita representación de un ser que me protege y quizás me ame...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  17. Pobre Gaia, su muerte nos arrastrará a lo más profundo del olvido. Suerte.

    ResponderEliminar
  18. ¡Hola Basurero! Visité tu blog y quedé impresionada por la labor que hacés...vaya, pero qué contenido suele tener la basura. Veo que no permites seguidores ¿acaso correrían peligro de un usurero??? jajaja!!!
    Gracias por tu visita, quizás antes del apocalipsis podrás recoger restos de seres semi-vivientes...ay! Demasiado triste. Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hola! Entiende este comentario como una muestra de gratitud por el afecto recibido por ti. Te ofrezco las flores de mi jardín.

    ResponderEliminar
  20. A tí te veo, meciéndote en una maca de flores.
    Besos!

    ResponderEliminar
  21. Ay Félix, en la chacra de mi infancia tenía una hermosa hamaca cerca de una vieja piscina (en donde saltaban sapitos, pero nos zambullíamos igual). Y las flores no estaban lejos...
    Besos!

    ResponderEliminar
  22. Me encantó!! Me gustaron mucho las dos primeras estrofas.

    Felicidades!

    ResponderEliminar
  23. Qué tal, Maga! Me alegro que te gusten esas estrofas en especial, siempre las primeras son difíciles de parir...
    Te visitaré para ver en que andas.
    Besos!

    ResponderEliminar