Aquí guardo un poco de todo. Mis videos de música favorita, o documentales, entrevistas. También alguna poesía de mi autoría. Como si fuera un viejo baúl que abro para rememoriar eventos pasados, quizás olvidados.

viernes, 18 de noviembre de 2011

LUZ ETERNA




Abstracciones -

Brisa, pétalo, mano, acariciando sin provocar;
ojos en la playa reflejando el verde mar;
corazón aleteando en mi pecho como delicado colibrí,
hombros desnudos penando soles lejanos
piel o durazno, a todos conocí.

Introspecciones -

Oigo tu voz resonando en el páramo,
alejada como agua fugitiva,
tu canto de libertad,
señal que me llega cuando camino
sobre sediento ocre de arena movediza.
No valor de dinero, no cualidad de metal,
sino pasión humana, unión de pechos, labios,
muslos húmedos,
palpable emblema de tu candidez,
horizonte que hoy es nada...
¿Será vana tu trascendencia?

Aspiraciones -

Vives y no vives.
Yo te nombro luz eterna.
Espíritu que me acompaña, invisible,
con el dedo escribes mi vida en el agua,
cualquier vida, todas las vidas.
Eres relámpago o el martillo al rojo vivo del herrero
cuando intuyó Pitágoras las notas musicales.
Eres el trueno que ruge como Bruno en el calabozo,
no te rindes ante el verdugo,
tu boca es triunfante mueca
detrás del grillete que silencia,
consumiéndote el fuego... 

Sentencias -

Fieles hubo a una indignidad sin nombre.
Silenciaron a hombres probos,
a mujeres con armadura de Juana,
silenciaron la nube, el pájaro y la luna
que dibujan órbitas elípticas
alrededor de nuestra alcoba.
Encarnizados bárbaros en Oriente y Occidente
sofocan el lucimiento de nuevas vidas;
y en derredor, gastado ya el sacabotas,
las corporaciones acechan, inclementes.

Esencia -
¡Luz eterna de espíritus libres!
Con hambre de paz y justicia
hoy te convoca, doliente, de rodillas...
el resto de nuestra Humanidad perdida.


© Silvia Evelina, Buenos Aires, Argentina, 2011.
Todos los derechos reservados.



Centinela...¡mi gatito ama los comentaristas!













17 comentarios:

  1. Siempre es un placer leerte, Silvia. Un abrazo fuerte desde el Mediterráneo

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu blogs, Silvia, tu manera de mirar y decir.
    Si me escribís a mi mail
    monica_angelino@hotmail.com
    puedo mandarte el pdf o el wword del libro para que puedas leer Fibro.
    Un abrazo suave.
    Salud-ossssssssss

    ResponderEliminar
  3. me encantaron las abstracciones
    son absolutamente poéticas y llenas de lirismo

    los demas son interesantes y bastante reflexivos

    besitos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Tu mirada poética, siempre en "el otro",
    siempre universal y solidaria.

    Me encanta dejarte mi abrazo.

    Soco

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Martha Cecilia, por animarme a seguir escribiendo. ¡Y cómo me encanta el Mediterráneo! Ojalá pueda volver algún día...Abrazos desde esta bonita primavera en Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  6. Mónica, gracias por visitarme. Vos comprenderás absolutamente las demoras en responder... Me alegro que te guste lo que escribo. Estoy agregando tu mail a mi libreta puesto que estoy segura de que tu libro Fibro me va a fascinar. Cualquier cosita, te hago preguntas ahí. Muchas gracias por el ofrecimiento y perdonáme si tardo un poquito. Abracitos y besos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Elisa, un placer tu visita y tus comentarios. He estado ausente pero espero retomar la vida bloguera y poética; quizás con ciertos retrasos, pero firme en el camino!
    Tomaré en cuenta lo que dices sobre mis "abstracciones", para así mejorar en otros aspectos. Abrazos y buena semana!

    ResponderEliminar
  8. Soco, un alegrón tu visita después de mi ausencia involuntaria.
    Ah, la mirada universal y solidaria...¡ojalá nosotros los poetas pudiéramos cambiar el mundo! Qué distinto sería si la humanidad se dedicara a las artes en lugar de guerrear...mmm...
    Cariños a través del océano, Soco!

    ResponderEliminar
  9. Tus versos son líricos y bellos. Me gusta como has girado tu percepción de la historia humana de a pasos, a partir de abstracciones y deseos, llevando al lector a lo esencial, que es un grito despavorido, de rodillas...para salvar al menos un resto de nuestra humanidad perdida. Muy bien trazada la idea.
    Te señalo que en las etiquetas tenés "esencia" antes del final ¿no te parece mejor reordenar? Una sugerencia, abrazos grandes! Alberto

    ResponderEliminar
  10. Me siento halagada por tus agudas percepciones de lo que he querido poetizar, Alberto. Muchas gracias! Y te agradezco el señalamiento por el desorden de mis etiquetas, corregiré en cuanto pueda. Un alegrón tu visita.

    ResponderEliminar
  11. Sylvia querida, mi abrazo grande grande para vos, muchas gracias por tu huella
    y todo el ánimo y fuerza para que sigas por este camino que es la creación

    muchas gracias por tu huella
    besitos y luz

    hoy 25 de Nov ojo
    la palabra a veces es arma que desarma a la dignidad y hasta la brutalidad se hace eco de sus disparos a mansalva

    ResponderEliminar
  12. Querida elisa, es un placer seguir tus huellas, siempre aprenderé de tí. Me gusta la cita, excelente! Tendré cuidado...
    Mucha paz y luz para tí, beso!

    ResponderEliminar
  13. Te extrañaba, Fer! En cuanto pueda, veré tus frases y sentimientos, siempre tan bien elegidos.
    Abrazos, me alegra que hayas visto luz y color!!

    ResponderEliminar
  14. ¡Una caricia para el alma! Muy lindas tus palabras, Sylvia. Muchos saludos desde Necochea.

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Katie! Perdón por la demora, me olvidé que había optado por moderar comentarios xq me llegaba mucho spam...¡qué cabeza la mía! Gracias por tus palabras, me animan a seguir escribiendo. Me encanta Necochea, pero hace mucho que no la visito. Felices Fiestas para todos por allí!

    ResponderEliminar
  16. Hola Sylvia,
    Me ha gustado mucho lo que he leído...pero malas fechas estas para comentarlo mejor,corriendo de una casita a otra para felicitar las fiestas a todos....
    Pasaré de nuevo...De momento te dejo mis deseos de que pases unas felices Navidades y que 2012 venga cargada para ti y tus seres queridos de cosas buenas.
    Abrazos desde las montañas,
    Eric.

    ResponderEliminar